Cayón exhibe “Homenajes” de Dan Flavin

Home / Luis Benshimol / Cayón exhibe “Homenajes” de Dan Flavin
En coincidencia con el ciclo de ARCO 2018, la Galería Cayón de Madrid desarrolla una espectacular exposición “Dan Flavin: Homenajes a artistas” entre sus dos espacios de la calle Blanca de Navarra, donde se muestran 16 obras inusuales que Dan Flavin, reconocido escultor de luz, hizo en homenaje a algunos de los creadores más importantes del siglo XX. Benshimolarte tuvo el placer de conversar con el director de la galería, Adolfo Cayón, para que contara la experiencia de preparar tan especial muestra.

 

 

Flavin: depuración de luz

Dan Flavin (Nueva York, 1933-1996) fue un prominente escultor formal y minimalista, que desarrolló su carrera primordialmente desde su ciudad natal. Su trayectoria artística estuvo definida primordialmente por una necesidad de filtrar, limpiar y eliminar de sus creaciones todo tipo de adorno u ornamento. Así, Flavin tuvo sus inicios en el mundo de la pintura, pero en ella encontró numerosos obstáculos, posteriormente dándose cuenta de que lo que quería trasladar debía hacerlo a través de la luz. En sus inicios, investigó la tecnología de la luz y sus consecuencias ópticas, experimentando con distintos tipos de bombillos. Su primera serie la tituló “Icons” (en español, íconos), “soportes de Masonita sobre las que comenzó a colocar bombillas eléctricas y tubos fluorescentes”, según Cayón.

A principios de los 60, Flavin dio con el breakthrough de su carrera, al encontrar un material al que se dedicó a dotar de intensidad, poder y simpleza: las luces de neón. El día 25 de mayo de 1963 fue un hito en la carrera de Flavin. Con su personal homenaje a la Torre Interminable de Brancusi, Flavin logró minimizar todo tipo de adorno y definitivamente dio con la fórmula desnuda del resto de su trabajo. Con una simple luz fluorescente colocada en un ángulo diagonal de 45 grados con respecto al piso, Flavin alcanzó un “éxtasis personal”, nombre que por cierto fue el primer título de la obra, que luego decidió cambiar a “Diagonal del 25 de mayo, 1963 (a Constantin Brancusi)”. De allí en adelante, lo demás es historia.

Cayón exhibe "Homenajes" de Dan Flavin

Dan Flavin, “Diagonal of May 25th 1963 (to Constantin Brancusi)”, 1963. Foto: Pinterest

Luz en homenaje

En esta oportunidad, Cayón centra su exposición en este tipo de obras menos conocidas del aclamado escultor de luz. Son obras que Flavin realizó en honor a creadores, colegas y amigos. “A raíz de “Diagonal del 25 de mayo, 1963 (a Constantin Brancusi)”, Flavin comenzó a crear una serie de instalaciones –o “situaciones” como el propio artista las calificaba– de luz y color, que redefinían por completo el espacio que las rodeaba. Dicha obra no fue solo el culmen de su reducción formal, sino que inauguró un íntimo diálogo entre Flavin y un conjunto de artistas fundamentales de su siglo, algunos de ellos coetáneos y amigos del propio creador”.

En esta serie de obras, Flavin contradice el punto central generalmente vinculado a la creación minimalista, el vacío de sentimiento y emoción. El artista dota a estas obras, casi todas Sin título, de una carga pasional y afectiva, una dedicatoria personal en honor a una o más personas. Según destaca Cayón, “estas obras revelan, más que ninguna otra de su producción, la importancia que tuvo el color en su práctica artística. Precisamente, por la voluntad del artista de la reducción de manera extrema del soporte material, este diálogo con otros debe su razón, sobre todo, al color y al título de la obra”.

Flavin, en efecto, sacó el color del lienzo y creó, con él, espacios corporales de color dignificando a los artistas que más admiró. En el caso de artistas como Ad Reinhardt, Flavin utiliza los más vibrantes colores para honrar la búsqueda de un artista que, por años, eligió eliminar todo tipo de color de sus creaciones. Para Barnett Newman, conocido por sus grandes lienzos en los que el protagonista es la línea recta, Flavin hace interseccionar dos líneas horizontales con dos verticales, intentando crear un lienzo como los de Newmann también en gran dimensión. Con Calder hace un balance entre tres lámparas de distintos tamaños, con Mondrian utiliza los colores primarios por los que se le conoce, y con Twombly elimina el color por completo.

El material como discurso

Cayón exhibe "Homenajes" de Dan Flavin

Dan Flavin, “Untitled (in memory of Josef Albers) 2”, 1977. Foto: Joaquín Cortés para Galería Cayón

Muchas veces referido como el “movimiento minimalista del siglo XX” –mejor entendido como una línea creativa– se centró en llevar al límite la tradicional práctica artística y reabrir el discurso de lo que el arte puede llegar a ser. Los artistas vinculados con esta corriente artística, negaban formar parte de ningún movimiento, aunque sus búsquedas eran similares: simples unidades o patrones geométricos, producciones industriales o de medios ready-made, eliminación de la emoción en la producción artística, el sujeto de la obra es reemplazado por un énfasis en el objeto, la forma y el medio.

It is what it is and it ain’t nothing else.

–Dan Flavin

El Minimal es un tipo arte instalacional, que busca generar una relación entre el objeto, el espacio que lo rodea y el espectador que interactúa rodeando la obra con su presencia. Concretamente, Flavin llamaba a sus instalaciones “situaciones”, generando espacios de luz que consumen, transforman y completamente redefinen el espacio, creando con cada escultura “un lugar dentro de un lugar”. Reiterando, es difícil llamarlo parte de un movimiento, pues el mismo Flavin se consideraba más bien un maximalista, pues sentía que estaba explotando las posibilidades de un material previamente ‘feo’, antiestético o banal, las luces fluorescentes. Flavin enfatizó que sus obras no tenían una dimensión simbólica, diciendo: “Es lo que hay y nada más”, intentando aclarar que sus luces eran una respuesta específica a un paisaje arquitectónico también específico.

En obras de otros creadores de arte Minimal como Frank StellaDonald Judd, Carl André y Robert Morris (aunque es debatible que de aquella los mencionados quisieran participar de tal etiqueta Minimal), tampoco hay ningún tipo de intención ilusionista o expresionista, no hay un significado trascendental ni un mensaje que trasladar, más que sencillamente el poder del material. En esencia, no hay un discurso pero, si lo hubiera, estaría centrado sencillamente en la materia prima.


La exposición “Dan Flavin: Homenajes a artistas” se mantendrá abierta al público hasta el 1 de Abril en la calle Blanca de Navarra, ambas sedes de la Galería Cayón de Madrid. 

Ver fuente

Artículos Relacionados