Luis Benshimol: Aitor González. Artista

Home / Luis Benshimol / Luis Benshimol: Aitor González. Artista

Aitor GonzálezNOMBRE: Aitor

APELLIDOS: González

LUGAR DE NACIMIENTO: Valencia

FECHA DE NACIMIENTO: 1994

PROFESIÓN: Artista

 

 

Nuestro fichado más joven ha finalizado hace (necesariamente) no demasiado sus estudios en Bellas Artes en la Universidad Politécnica de Valencia y su especialización en escultura en la Universidad de Leeds y en los últimos tres años ha mostrado su trabajo en espacios como la Sala Lametro de Valencia, Casal Son Tugores (Mallorca), la International 3 Gallery de Manchester, la Melkweg Expo de Ámsterdam, la Galería A del Arte de Zaragoza o la mallorquina Fran Reus: también en Leeds y en la Suede Gallery de Edimburgo. El año pasado fue uno de los artistas seleccionados para participar, junto a algún otro fichado como Gabriela Bettini, en Les Cliniques de Es Baluard, un programa de formación no reglada para artistas, y además obtuvo, en 2016, el premio de representación A del Arte de esa galería aragonesa y el Passey Prize británico.

Aunque, como os decíamos, se ha formado sobre todo en el campo de la escultura, Aitor se va acercando más, con el paso del tiempo, a las instalaciones e incluso al diseño de espacios artísticos alternativos y, recientemente, también al vídeo, y viene trabajando en el análisis del proceso por el que los objetos de consumo o cotidianos pueden trascender su contexto original para adentrarse en terrenos conceptuales.

Le hemos preguntado por sus inicios como artista; en su caso rodearse de un entorno (familia y amistades) con intereses creativos jugó a su favor; también la curiosidad y el tener los ojos bien abiertos: Supongo que como para la mayoría de amigos y compañeros que han acabado dedicándose a esta profesión, para mí el arte tiene un fuerte carácter vocacional.

Tuve un primer contacto con el arte cuando era pequeño; siempre me ha interesado la arquitectura y el diseño. Mis padres tenían por casa varios volúmenes sobre artes decorativas que solía ojear de forma casi obsesiva después de clase. Desde la escuela y hasta antes de empezar el grado, comencé a hacer migas con un grupo de amigos con un profundo interés por la cultura, juntos íbamos a la filmoteca de la ciudad, a ver museos o a conciertos. Mi primer contacto con el arte contemporáneo fue ya más adelante, cuando estuve en la Facultad de Bellas Artes y comencé a relacionarme con un círculo con el que he ido creciendo y descubriendo mi discurso artístico. He colaborado con alguno de ellos en distintas ocasiones fuera de la facultad, y es siempre enriquecedor ver cómo el trabajo de otras personas evoluciona con el tiempo.

Como estudiante de Bellas Artes, hice un esfuerzo por estar en contacto con estudiantes con intereses parecidos y descubrir la oferta cultural de la ciudad. Más que con los procesos o técnicas que aprendí dentro del grado, me quedo con la gente a la que conocí y las oportunidades a las que he accedido posteriormente fruto de estas conexiones, tanto de profesores como compañeros, que me ha ayudado a crecer personal y profesionalmente.

Aitor González. Untitled, 2017
Aitor González. Untitled, 2017
Aitor González. Los mueren de pie, 2014
Aitor González. Los mueren de pie, 2014

Como adelantábamos, en su obra explora las consecuencias complejas de descontextualizar tanto los objetos como los conceptos que transmiten y las posibilidades que esa ruptura de convenciones conlleva de cara al espectador. El punto de partida para sus proyectos es la observación minuciosa del entorno cercano y en su materialización se sirve de recursos poéticos: Mi obra parte de objetos, materiales manufacturados o gestos cotidianos que se encuentran en el entorno urbano. Desligados de un contexto especifico de consumo, las ideas y los objetos son transformados y presentados en el espacio expositivo.

El espectador solo puede conocer el sedimento cultural que han dejado los objetos; la tensión entre las obras y su interpretación pasa a ser una brecha abierta a interpretaciones y completar el hueco es dialogar con la obra. De alguna forma, mi trabajo consiste en crear líneas narrativas y proponer nuevas posibilidades conceptuales a materiales u objetos con una clara historia dentro de un sistema de consumo. La luz, la libreta, la madera o el material encontrado pasa de un producto usado a pensado.

La mayoría de mis proyectos han surgido como el resultado de una mirada curiosa a los procesos, materiales y objetos que se encuentran en mi realidad inmediata y a cómo estos pueden ser deconstruidos y reescritos.

Últimamente, mi obra ha ido evolucionando hacia el modo en el que los discursos se crean y reproducen. Estoy comenzando a realizar una línea de trabajo que parte de un tipo de lenguaje muy concreto e informativo, de revistas, libretas o periódicos. Al intervenir estos objetos, se pierde su capacidad descriptiva y comienzan a aparecer otras posibilidades narrativas y formales. La poesía es, además, una parte muy importante de mi trabajo y la metáfora es un recurso que suelo explotar bastante.

En lo formal, como decíamos, partió de la escultura para adentrarse en técnicas diversas, huyendo del encasillamiento y los mecanismos de exhibición cerrados. Busca, en definitiva, encontrar los medios adecuados para transmitir conceptos sin ceñirse a disciplinas únicas: Me siento muy cómodo trabajando con objetos tridimensionales. Aunque mi obra está más cerca de un lenguaje escultórico, me gusta también trabajar con diferentes medios. Al principio solía emplazar obras en la pared y de alguna forma estoy volviendo a ello ahora. Esta forma de presentar obras en la pared la veía como una puerta a no encasillarme dentro de una disciplina, me gusta que mis proyectos no se centren dentro de un tipo de producción, además, me gusta verlos como ideas fluidas donde pintura, dibujo, escultura o fotografía tienen cabida. Actualmente estoy comenzando a experimentar con el video y es algo que quiero desarrollar más en próximas residencias.

Aitor González. La nueva sorpresa, 2015
Aitor González. La nueva sorpresa, 2015

Al igual que frecuentar exposiciones y permanecer al tanto del trabajo de sus compañeros de generación fue para él fundamental en su proceso de formación, también lo es a la hora de inspirarse. Aitor confiesa también fijarse a menudo en las artes decorativas, por influencia de los libros que tenía a mano de pequeño: Intento estar al tanto en la medida de lo posible de las exposiciones y proyectos que se llevan a cabo dentro del circulo artístico, me interesa mucho la obra de artistas como Ian Waelder, Nona Inescu o Alex da Corte.

Formalmente mi obra se acerca en muchas ocasiones a recursos de las artes decorativas. Antes de empezar a interesarme por el arte, comencé a ojear tratados de arquitectura y diseño, sobre todo de mediados de siglo, esas ilustraciones tan características que aparecían en muchos de los libros que ojeaba han dejado huella en cómo mi trabajo se presenta e interactúa con el espacio.

Aitor González. Untitled, 2017
Aitor González. Untitled, 2017

Preguntamos a Aitor por sus próximos planes, y son muchos, dentro y fuera de nuestro país y algunos en colaboración: Actualmente estoy realizando proyectos entre España y Reino Unido. Participo una residencia de dos meses en Edimburgo en el Edinburgh Sculpture Workshop, un proyecto que ayuda a dar visibilidad dentro del contexto cultural escocés a artistas emergentes ofreciendo estudio, residencia y asistencia en producción. La residencia ofrece también un grupo de visitas al estudio por parte de profesionales de arte y charlas programadas donde poder explicar en mayor profundidad el proyecto de la residencia y la experiencia en el programa.

En Escocía también, acabo de finalizar hace un par de semanas una exposición con diferentes artistas comisariada por Love Unlimited en la galería independiente SUEDE de Edimburgo. Fue una experiencia muy interesante en un espacio doméstico convertido en galería; he trabajo con anterioridad en estudios convertidos en espacios artísticos como Greasy Senate, organizado por el artista Juan Ripoll, donde realicé una expo con Mari Reme Silvestre, Irene Izard y Guillermo Ros comisariada por Andreu Porcar (podéis ver algunas de sus obras aquí). Es siempre interesante ver cómo los espacios se gestionan y evolucionan. Estos espacios salen un poco del circulo artístico sui generis y pueden llegar a ofrecer una oferta cultural muy experimental e interesante.

En España estoy ahora mismo haciendo un taller de profesionalización artística en Es Baluard, en Palma de Mallorca, con Nekane Aramburu, Ana Laura Aláez, Martí Manen y David Barro.

En Valencia podrá verse a lo largo de febrero en la Galería Mr. Pink una colectiva fruto de la convocatoria de artistas Mr. Pink con el apoyo del Máster en Mercado, Arte y Tendencias de la Universidad Miguel Hernández y estoy ahora mismo comenzando a organizar, junto a un grupo de compañeros, un espacio artístico que ofrece talleres para artistas emergentes a las afueras de Leeds. Mis proyectos futuros están centrados en la producción: estaré realizando a mediados de este año una residencia artística en Canadá dentro del programa artístico del espacio independiente Celine Bureau de Montreal y a finales de año en el CCA de Andratx.

Vamos a tener trabajo siguiéndole los pasos. Podéis conocerlo mejor en su web: aitorgonzalez.es

Aitor González. My heart is melting, 2016
Aitor González. My heart is melting, 2016

 

 

 

Ver fuente

Artículos Relacionados