Salto Ángel: maravilla natural de Venezuela

Luis Benshimol

Sur de Venezuela y más específicamente en el Estado Bolívar: allí se encuentra la caída de agua más alta del mundo. Con una altura de 979 metros el inmenso Salto Ángel ha logrado posicionarse como una de las más increíbles maravillas naturales de Venezuela y del mundo. Este Salto forma parte del Parque Nacional Canaima que cuenta con otras grandes estructuras naturales de gran tamaño e increíble verdor.

Historia del Salto

Salto Ángel tiene este nombre precisamente en honor al hombre que hizo del conocimiento público este lugar: el aviador Jimmy Angel quien en 1937 se “tropezó” con este gigante de agua y piedra. Pero el nombre indígena que éste recibe es Churún Merú.

Travesía al Salto

Viajes largos, pero satisfactorios de tres días y dos noches son los que se suelen hacer para este paraje turístico. Por supuesto, existe la posibilidad de hacerlo por más días, mas es absolutamente posible conocerlo en tres días. Así lo refieren varios viajeros que han disfrutado del encanto de esta experiencia.

Canaima en Hollywood

Artes audiovisuales de otros países se han interesado por el Salto Ángel y es por esto que estudios Pixar decidió hacer una película que transcurre en gran parte en el Parque Nacional Canaima y con especial mención y dedicación al Salto Ángel. Up es el nombre de este film que logra tocar los corazones de quienes ya han visitado este lugar y que, también, motiva a quienes aún no lo han hecho.

Salto Ángel

Turrón de moriche, una delicia venezolana

El fruto viene de una palma producida por los rumbos del río Orinoco.

El fruto viene de una palma producida por los rumbos del río Orinoco.

Luis Benshimol

El moriche es una palmera de muchos usos entre las comunidades indígenas, en especial los waraos, quienes utilizan esta palma, sus frutos y hasta sus raíces para su beneficio.

En materia culinaria, la gente de las canoas utiliza sus frutos para elaborar platos deliciosos, como el turrón de moriche, cuya receta es descrita por el blog Orinoco Padre Río.

El turrón se elabora con la pulpa del fruto de esta palma, que se produce especialmente por los rumbos del río Orinoco.

Ingredientes:

1 kilo de pulpa de moriche

1 kilo de azúcar

Preparación:

En una olla grande se coloca la pulpa de la fruta y se le agrega el azúcar. Se deja reposar unos minutos. Cuando comienza a humedecerse el azúcar se cocina a fuego lento por espacio de una hora hasta que la masa se despegue con facilidad de la olla.

A medida que se revuelve toma una coloración amarilla. La preparación se vierte en una bandeja cubierta con papel celofán y se deja reposar por espacio de 25 a 30 minutos.

Se voltea sobre una tabla de madera y se corta en cuadros grandes. Luego, éstos se pasan por azúcar triturada. Pueden envolverse en papel celofán o meterse en un envase hermético.

Choroní, playa privilegiada de las costas aragüeñas

A menos de una hora de Maracay se ubica este paraíso tropical.

A menos de una hora de Maracay se ubica este paraíso tropical.

Luis Benshimol

Atravesando el Parque Henri Pittier, a 40 minutos de la ciudad de Maracay, se encuentra uno de los pueblos más atractivos de la geografía venezolana, Choroní.

Ya desde la propia carretera, en medio de unos hermosos bosques nublados, se empieza a disfrutar del viaje a esta bella costa del centro de Venezuela, como lo cuenta el portal Venezuela Tuya.

El camino hacia Choroní es estrecho, pero la vegetación se encarga de que sólo el paseo valga la pena.

El pueblo fue fundado en el año de 1616, reflejándose su antigüedad en la hermosa arquitectura colonial que posee. A diez minutos de él se encuentra la localidad de Puerto Colombia, el cual también posee casas coloniales, una plaza e Iglesia.

Al acceder a un lugar llamado Playa Grande se puede llegar a las playas de los alrededores, entre ellas las de Chuao y Cepe. Playa Grande cuenta con una buena extensión de arena y grandes cocoteros. Además, en Puerto Colombia, también se puede disfrutar del río que baja desde lo alto de la montaña en Choroní.

En las noches de los fines de semana y días feriados, en ambos pueblos se disfruta de las fiestas que los nativos hacen con sus tambores, terminando la parranda en el amanecer.

Los Roques, azul intenso en el Mar Caribe

Fue declarado parque nacional en 1972.

Fue declarado parque nacional en 1972.

Luis Benshimol

Los Roques es un archipiélago de Venezuela, situado en el Mar Caribe, a 168 kilómetros al norte de La Guaira, el puerto de Caracas. Por su belleza e importancia ecológica, fue declarado parque nacional en 1972.

Para llegar a Los Roques, si no se tiene su propio yate (o un amigo con yate), se pueden tomar vuelos comerciales desde Caracas, Porlamar (Margarita) y Maracaibo. La llegada por aire es un espectáculo inolvidable, gracias a la variedad de azules que se pueden observar desde el aire.

Allí se llega a la isla de Gran Roque. “Si va por un solo día puede tomar un catamarán o un peñero, para ir a otras islas como Francisquí o Crasquí”, recomienda el portal Venezuela Tuya.

El archipiélago consta de unas 50 islas distintas. La más importante, El Gran Roque, es la única poblada y es donde está el aeropuerto. Las otras islas más importantes son Francisqui, Nordisqui, Madrisqui y Crasqui.

El visitante puede conocer el pequeño cayo de Rasquí, muy cerca del Gran Roque, en donde lo único que hay es una posada con pocas habitaciones, lo que la convierte en lo más parecido que hay a una isla privada.

También puede ir a Cayo de Agua, un cayo desierto con aguas cristalinas.

Puede pasearse en el Bajo Fabián (que es como un mini cayo), que emerge sobre las aguas.

Otra alternativa es el cayo de Dos Mesquises, en donde la Fundación Científica Los Roques tiene un programa llamado “adopta una tortuga“.

 

Puerto Cabello, turismo de playa en Carabobo

Las playas se ubican a una hora de la ciudad de Valencia.

Las playas se ubican a una hora de la ciudad de Valencia.

Luis Benshimol

Al norte del estado Carabobo se encuentra la población de Puerto Cabello, importante puerto del país y foco de atracción para los turistas por sus imponentes playas.

“Mar siempre azul y en calma. Puerto Cabello posee una larga zona de litoral a muy poca distancia de la ciudad. Un litoral variado de amplias playas, abiertas y arenosas, de aguas tranquilas y parajes de incomparable belleza, sombreadas con el tupido follaje de verdes palmeras. Paisaje matizado por la luz vivísima del sol”, señala la reseña del portal Turismo de Playa.

Algunas de las opciones:

Playa La Rosa

Es una de las playas más completas del litoral porteño, ya que cuenta con todos los servicios a las exigencias de un turismo en busca de la tranquilidad, y el disfrute de un día de playa bajo un sol tropical. Ofrece estacionamiento privado, vigilancia, salvavidas, restaurantes, duchas, playas limpias con sus respectivos caneyes y toldos playeros.

Patanemo

Esta amplia bahía está formada por un valle inundado, comprendido entre la punta de Yapascua, al este, y Punta Peñón al oeste. Sus aguas son profundas y su costa oriental y occidental, rocosas y escarpadas, presentando al sur una ancha playa arenosa de aproximadamente 800 metros de longitud.

Isla Larga

Esta es la única isla de libre acceso público, con una superficie de 54 hectáreas. En la actualidad se encuentra bajo un régimen de administración especial, por la Superintendencia del Parque Nacional San Esteban (Inparques). A pocos minutos de Puerto Cabello se encuentra el Balneario de Quizandal, donde funciona una cooperativa llamada Juan del Mar, con una flota de seis peñeros con capacidad de 40 pasajeros cada uno y a precios módicos, que lo llevarán a la isla en veinte minutos aproximadamente.

 

El castillo, símbolo inequívoco de Pampatar

El de Pampatar es el castillo mejor conservado de Margarita.

El de Pampatar es el castillo mejor conservado de Margarita.

Luis Benshimol

Pampatar es una ciudad con un encanto muy particular en la isla de Margarita, gracias al castillo de San Carlos de Borromeo. Está ubicada al este de Porlamar, y ya es casi una urbanización en sí, como lo destaca el portal Venezuela Tuya.

Las calles de Pampatar (en particular las que están cerca del castillo) tienen un toque colonial, que le dan mucho interés.

El castillo de Pampatar es el mejor conservado de toda la isla. Es el típico de la época de la colonia, con cañones, fosa y puente levadizo. También encierra un interés histórico especial, pues en él fue encerrada la heroína de la independencia Luisa Cáceres de Arismendi antes de ser enviada a La Guaira.

La Iglesia Cristo del Buen Viaje es otra de las atracciones del lugar. Esta edificación fue construida en 1748 bajo la dirección del jefe Don Antonio de la Espada; su nombre lo debe a que allí reposa la imagen del Santo Cristo del Buen Viaje, venerada primordialmente por los pescadores, que cada día a su salida en la búsqueda del sustento diario se encomiendan a él.

En Pampatar mismo, al lado del castillo, hay una playa tranquila. Y si se sigue el camino se van encontrando otras playas y conjuntos residenciales u hoteles más modernos.

En sus orígenes, Pampatar fue principalmente un puerto de pescadores. Todavía en la misma bahía se puede observar la actividad pesquera.

Colonia Tovar, un rincón de Alemania en Venezuela

Los alemanes se asentaron en Venezuela en 1843.

Los alemanes se asentaron en Venezuela en 1843.

Luis Benshimol

Saliendo de Caracas con dirección al oeste, aproximadamente a unos 63 kilómetros, el viajero se encuentra con uno de los sitios más encantadores de Venezuela, sin par e inesperado, un pedazo de la Selva Negra (Schwarzwald) del sur-oeste de Alemania enclavada en la Cordillera de la Costa, al norte del estado Aragua.

Efectivamente, los primeros colonos venidos a nuestro país, se organizaron y se establecieron en estos hermosos parajes en 1843, provenientes de pueblecitos de la Selva Negra, tales como Wyhl, Edingen y Oberbergen de Kaiserstuhl. Durante muchos años quedaron aislados del resto del país, por lo que las generaciones siguientes pudieron conservar muchas de sus tradiciones ancestrales, como su lengua, el badischen (dialecto de Baden), comidas, vestimentas y bailes.

En la actualidad todos ellos, descendientes de tan esforzados pioneros, hablan español y están incorporados totalmente a la realidad nacional.

“Una visita a la Colonia Tovar no sólo nos proporciona un recreo a nuestra vista por sus hermosos paisajes, su clima privilegiado con una media anual de 16º centígrados, dado por la altura de alrededor de 1.800 metros sobre el nivel del mar, sino también por sus excelentes restaurantes, donde podemos saborear los exquisitos platos de la cocina alemana, acompañándolos con una excelente cerveza artesanal producida en la propia colonia y saborear sus dulces, mermeladas y las típicas fresas con crema”, describe el portal Venezuela Tuya.

Además, el turista puede visitar su hermosa iglesia, museo, comprar su típica artesanía y hospedarnos en confortables y variados hoteles, cabañas, posadas y moteles, a precios razonables y al alcance de los satisfechos visitantes.

Cubiro, clima de montaña al sur de Barquisimeto

A sólo una hora de Barquisimeto se encuentra Cubiro.

A sólo una hora de Barquisimeto se encuentra Cubiro.

Luis Benshimol

Cubiro, en el municipio Jiménez del estado Lara, es un hermoso pueblo, de clima muy fresco y saludable, localizado en las montañas, a 57 kilómetros al sur de Barquisimeto.

Es una de las poblaciones más antiguas de la localidad. El paseo a este pueblo es muy llamativo, y quedarse ofrece momentos de descanso y tranquilidad.

Su clima oscila entre los 17 y 22 grados centígrados. La población es una de las más antiguas de Venezuela. Fue fundada el 20 de diciembre de 1545 por Diego de Lozada, quien fue también fundador de Caracas.

Entre sus atractivos turísticos están Las Lomas de Cubiro y la Iglesia de San Miguel de Arcángel, donde se dice fue enterrado Diego de Lozada con la armadura que usó en vida.

El 4 de septiembre de cada año se celebra la procesión de la imagen de Santa Rosalía.

Frente a la Plaza Bolívar, en el local de la Unión de Artesanos Agua Viva, se encuentra la más variada artesanía, que incluye muñecas, dulces, prendas, souvenirs e incluso deliciosos vinos de frutas, cestería, cerámica y accesorios artesanales.

Cubiro produce membrillo, durazno, fresas, mora, caraotas, calabacines, auyamas, trigo, cebada, higos, manzanas, café y melocotones, entre otros rubros.

Para llegar en auto desde Barquisimeto, se debe tomar la vía que conduce a Quíbor.

 

Los Locos de la Vela: una tradición en Falcón

La tradición se disfruta a pocos minutos de la ciudad de Coro.

La tradición se disfruta a pocos minutos de la ciudad de Coro.

 Luis Benshimol

La fiesta de Los Locos se celebra de distintas maneras en diferentes regiones del país. En el occidente, en el estado Falcón, específicamente en la Vela de Coro, es donde Los Locos han alcanzado su mayor esplendor y continúan siendo la tradición número uno.

“Aunque la costumbre de Los Locos se extendió por varias poblaciones de la costa, es en esta región donde la fiesta ha tenido una mayor significación histórica, cultural y hasta diplomática por cuanto han sido ellos nuestros mejores embajadores poniendo en alto la tradición veleña, siendo resaltados por muchos de los diarios de circulación nacional e internacional”, destaca una reseña en la web del programa Tierra de Gracia.

Los Locos se adueñan del pueblo cada 28 de diciembre, donde la tradición la forman varios personajes, uno de ellos es “LA MOJIGANGA”, quien recorre el día 27 en la noche a partir de las 7 p.m. las diferentes calles del pueblo anunciando la venida de Los Locos. Vestida con levita negra y un sombrero chistera, se balancea torpemente sobre una burra, llevando entre sus ropas las invitaciones a las casas que serán visitadas por los Locos al siguiente día.

El 28 de diciembre e la mañana se oye el primer cohete, y una figura mal vestida, como pordiosero, es “EL CORREO”, quien toca de puerta en puerta en las casas donde la Mojiganga dejó el oficio el día anterior.

Al escuchar el segundo cohete, los dueños de comercio cierran sus puertas por temor a los disfraces, que buscan llevarse todo lo que puedan. Al tercer cohete, ya Los Locos están en la calles con sus trajes de colorines, el cucurucho de raíces de cují y sus máscaras pintadas, siembran terror entre la chiquillería.

 

Relámpago del Catatumbo: patrimonio natural de Venezuela

El fenómeno se aprecia en varios municipios del Zulia.

El fenómeno se aprecia en varios municipios del Zulia.

Luis Benshimol

Dicen que el Zulia es el faro que ilumina a Venezuela, y en cierto modo es así. Al sur de su geografía se produce un fenómeno ambiental único en el mundo, capaz de regenerar la capa de ozono: el Relámpago del Catatumbo.

Su nombre proviene del Río Catatumbo. Se tiene noticias sobre él desde 1597, cuando Lope de Vega lo menciona en el poema épico “La Dragontea”.

Se dice que fue clave en el triunfo de las tropas patriotas sobre las realistas en la Batalla Naval del Lago, el 24 de julio de 1823, conflagración que sirvió para sellar la independencia de Venezuela. No en vano, el Himno del Zulia lo menciona así: “La luz con que el relámpago / tenaz del Catatumbo / del nauta fija el rumbo / cual límpido farol”

El Catatumbo es capaz de producir 1.176.000 relámpagos por año, lo cual representa el 10 por ciento de la capa de ozono del planeta, 100 mil amperios de intensidad (medida mínima) y 400 kilómetros de intensidad para su luz. En diez minutos de recurrencia genera la energía necesaria para encender todas las bombillas eléctricas de Suramérica.

El fenómeno hace del Sur del Lago la zona de mayor densidad media anual de flashes (número de relámpagos por kilómetro cuadrado) de todo el globo terráqueo. Cuanto mayor la velocidad del viento que llega a la cuenca del Lago, menos actividad eléctrica se presenta.

Dicho relámpago es casi continuado y silente. Se produce en nubes de gran desarrollo vertical, formando arcos eléctricos de entre dos y 10 kilómetros de altura (o más).

“El fenómeno se produce a partir del choque de nubes, cuya formación depende de la presencia de agua. Las nubes se cargan por la confluencia de vientos en una zona de baja presión, sobre un espejo de agua (parque nacional Las Ciénagas) y contra las montañas (de la sierra de Perijá). La ecuación la completan los gases emanados de la descomposición de materia orgánica del parque, que al recibir el choque eléctrico producen el relámpago”, explica el  biólogo Leonardo Sánchez.

Switch to our mobile site